domingo, 3 de marzo de 2013

Sueño de Verano

Cerro los ojos, abrio los oidos y se dejo empalagar por los sonidos que la rodeaban... el agua, siempre el agua, el agua que relaja el agua que tranquiliza... más alla una melodia, una voz, un tema de musica que conoce y le llena el alma.

Abstraccion, el tema es un murmullo, el agua cubre todo, lo empapa, lo limpia... su alma se tranquiliza por un instante, pero no puede abrir los ojos, quiere que el sonido la transporte la lleve a esos lugares donde el agua constantemente fluia...

viernes, 16 de noviembre de 2012

viento y lagrimas

El viento le soplaba en la cara y le alborotaba el pelo, le escocia en los ojos... cerro levemente los parpados y siguio caminando hacia el frente.

Toda su vida supo que este momento iba a presentarse a su debido tiempo. Toda su vida supo que iba a enfrentarse a esta situación y que cada paso que había dado era para acercarse más a esto, su destino.

Llego hasta el borde del abismo y miro al vacío. Calculo la distancia al piso, el tiempo de caída  Lo hizo rápido, durante mucho tiempo ya había estado pensando en ello.

Por primera vez se pregunto cómo iba a hacerlo: ¿saltar?, ¿dejarse caer?, ¿extender los brazos en cruz?, ¿pegarlos al cuerpo?, ¿extenderlos por delante de su cabeza?. Durante un instante se imagino con una mano extendida y la otra doblada sobre el torso al estilo "vuelo de superman" y no pudo evitar que una sonrisa se dibujara en su rostro. Pero al instante recordó la magnitud que tenia lo que estaba a punto de hacer y la solemnidad volvió a encerrar a sus gestos.

Estaba lista, ya no había nada mas, calculo que la forma iba a salir sola, instintivamente. Cerro los ojos del todo y dejo que el viento la empujase... empezó a mecerse en su eje, hasta que en un momento dado, gracias a una señal que sólo ella podía interpretar, soltó a sus pies del piso y calló....

Abrió los ojos y las lagrimas se escaparon de sus ojos, la velocidad las arrancaba hacia los costados, haciendo que queden rezagadas por detrás del cuerpo que se precipitaba a una velocidad cada vez mayor.

Cuando creía que la caída iba a ser eterna, sintió el choque frío y duro contra el agua, un instante en el que no pudo respirar que duro un segundo, pero lo sintió eterno y después el tirón  el rebote hacia arriba y el bamboleo del viento en todo su cuerpo...

Se dejo mecer por la brisa y con una sonrisa todavía en los labios miro hacia arriba. Estiro los brazos hacia abajo y toco el agua con la punta de los dedos, dejo que todo el aire que había contenido en sus pulmones se libere en forma de grito, llanto y risas.

Seguramente no habría un lugar en el cuerpo que no le fuera a doler la mañana siguiente, pero de eso iba a preocuparse el día siguiente.

En ese instante, se sintió feliz y completa.

sábado, 14 de julio de 2012

desorientacion

El viento frío le dio en la cara, la corrió de un pensamiento y la hizo mirar a su al rededor. No reconoció nada.
Volvió a mirar... hacia apenas unas horas había entrado a ese lugar... el lugar... ¿que lugar? Miro atrás suyo y tampoco reconocía nada, miro la gente que la rodeaba y eran todos extraños.
Su garganta se atoro en un sentimiento de congoja. Nudo... el gusto de las lágrimas y el llanto amenazaba con aproximarse. Fue a un baño, miro el espejo y se reconoció. Estaba extraña, no era verdaderamente ella, pero podía encontrarse ahí dentro, en su mirada. Respiro hondo, tomo agua y volvió a enfrentar a la desconocida realidad.


Una cara...




Esa cara es conocida... no muy conocida, mas bien bastante desconocida, pero atractiva y la recuerda... "me gusta esa cara" piensa...




Camina... pasos... uno atrás del otro y tratando de no pensar demasiado ya que sino se dará cuenta que otra vez esta perdida y no quiere ponerse mas nerviosa. No reconoce nada al rededor pero sabe lo que esta buscando.


Otra cara... conocida de años, en este momento no le resulta agradable, le resulta ajena y plagada de fallas de comunicación...




sigue caminando...




La realidad parece cambiar cada vez que cambia la esquina... 






Ve un bulto a lo lejos... cuando se acerca ve que son mantas... una parte de su mente quiere frenar y sacar una fotografía: La luz de la calle ilumina de una manera perfecta la situación que parece estar escenografiada de una forma más obvia que el Truman show... su conciencia no se lo permite y sigue avanzando... esta segura que si camina lo encontrará...








Volvió a girar y llego al punto de inicio... el corazón empezó a palpitarle mas veloz pensando lo peor... Pero miro a la equina y una luz parpadeante le llamo la atención... decidió probar suerte una vez mas...


Camino unos metros antes de encontrarlo, verlo le brindo una alegría que la llenaba desde dentro, se freno la congoja...






su auto estaba estacionado en ese mismo punto en el que lo había dejado...




"definitivamente... estoy desorientada"
































y ese pensamiento la arrastra a una nube en la que analiza lo desorientada que esta con toda su vida... gracias a eso no gira donde debe girar y la realidad vuelve a cambiar..........




.... solo que ahora no encuentra su eje.

lunes, 12 de diciembre de 2011

consejos

Agarró su mano, despacio, pero con insistencia, la fue deteniendo.
"No trates de correr más rápido de lo que te dan los pies" le dijo "solo hay dos opciones para quienes hacen eso: 1 - te caes irremediablemente al piso, trabada en tus propios pasos; 2 - descubrís que tenes alas y empezas a volar... No conozco a nadie que tenga alas..."
La niña, al escuchar estas palabras miro a su interlocutora con extrañeza. Se soltó y comenzó a correr más rapido que antes.

jueves, 17 de noviembre de 2011

caminantes

un camino, siempre se plantea como un camino, porque hay que ir para adelante, porque hay que avanzar, porque lo que esta atrás no se recupera, porque mirar para atrás no sirve de nada.


melancolía.... no! no puede haber melancolía, no pierdas el tiempo, es deprimente y no sirve.


caminar, caminar, caminar, caminar, como un caballo, tapate los ojos y anda adelante, seguí derecho, no te cruces, avanza.... avanza....












me perdí.
me perdí fulero.
estoy muy perdida, no encuentro ningún camino que vaya derecho... yo estoy mal?... veo mucha gente al rededor mio que esta tan perdida como yo pero camina con convicción...
sentarme? no hay manera de sentarse?
no se en que punto fue en el que me perdí y ahora no puedo volver, porque mirar para atrás esta mal.. muy mal... peor que eso, no se puede, no hay manera de volver... como retomo el camino al que no se volver?











pasaron días y sigo perdida.... sigo dando vueltas en circulo (¿por qué si cuando "avanzo" doy una vuelta en circulo no se toma como retroceder? porque el camino siempre quedo mirando para adelante, y aunque sea circular, no paso por EXACTAMENTE el mismo punto, algo cambio, yo cambie, el camino cambio... pero es el mismo)








me encontré... no es "mi camino" pero es un camino... sigo avanzando, la gente ahora es distinta, nueva, diferente, no importa, son amigables y sonríen... sigamos...












me encentro con gente de caminos anteriores.... son tan distintas las personas de los otros caminos.... pero las de este camino también son raras...








y es que si miro a mis pies no es un gran camino, cada uno tiene un camino particular....











pero... todos ellos se parecen... y yo?... no... no encuentro.... todavia no encuentro a nadie que se parezca a mi. No desde adentro, no de lo mas profundo.... y si me equivoque?...





















uh... de acá como vuelvo?




sábado, 23 de julio de 2011

Oscuridad

Una risa extraña empezó a sonar en la oscuridad, una risa que no le pertenecía. Un tinte cínico le hizo acordar que era suya... bueno, que provenía de ella.
El sonido comenzó a atormentarla, pero no podía detenerse.

En la oscuridad empezó a sentirse sofocada.
Sus emociones eran sus carceleros, todos los sentimientos aletargados hoy eran sus torturadores.

"Necesito que alguien me ayude, me saque de acá" pensaba mientras se recordaba a si misma cómo había alejado a todo aquel que alguna vez la había querido.

"Esta vez no puedo sola" pensaba con impotencia mientras veía como su autosuficiencia era sofocada por su indiferencia.

El odio corrompía todo. El temor le daba la fuerza para gobernar sobre sus otros sentimientos, impulsos y emociones; El amor, tanto tiempo atormentado y sojuzgado, censurado e ignorado era muy débil como para defenderse y lloraba en silencio mientras, caminando despacio, dejaba todo atrás, culpándose por el abrazo que no supo pedir a tiempo.

Y así, en una noche como tantas otras, en el medio de una risa cínica, una mujer perdió su humanidad, su coherencia y se abandono a los únicos sentimientos que había cultivado. El temor y el odio gobernaron su vida, destruyendo todo lo demás.

viernes, 17 de junio de 2011

Aprendiz de Brujo...

Cuentagotas... gotas... gotas... gotas
A través de él veía la habitación. La cara vuelta a un lado. En el ojo una lagrima más atrevida que las otras, pugnaba por ser la primera en saltar.
Gota... el cuadro... gota.... la puerta... gota... la foto.... la foto... la foto...
La lágrima ya no podía contenerse y se dejo caer. Cubrió la distancia del lagrimal al puente en cuestión de segundos, salto hacia la almohada y calló limpiamente. Con el camino humedecido por esta lágrima las otras salieron intempestivamente.

De muy chico había entendido el sentido de todo. Lo importante era APRENDER, y cuando se tuviese el summum de conocimiento uno podría vivir FELIZ, sin más sufrimiento, pues este sentimiento es solo eso, el aprendizaje.
Absorbió todos los conocimientos que pudo sin dudarlo. Aprendió de sus errores y los de los demás, no necesitaba llegar al limite, si algún conocido ya lo había bordeado.
Los errores se cometían 1 vez (cosa inevitable) y apenas se aprendía, no volvía a suceder.

Cuando su primera novia lo dejó, aprendió de sus errores. Cuando él dejo a la siguiente, aprendió como no lastimar. Así seguía su camino, esperando a su añorado momento de felicidad.

Cuando conoció a la siguiente muchacha y logró conquistarla. Creyó que al tenerla había llegado a este añorado destino. Caro error. No debía necesitar TENERLA, con amarla debía bastarle. Por este motivo la perdió.

Cuando aprendió todo lo que la muerte de un ser amado podía enseñarle, creyó, otra vez, haber alcanzado ese lugar.

Cumplió con los mandatos de la sociedad que consideraba debían ser cumplidos, rompió a los que creía sinsentidos.

Creció en la vida, querido por sus allegados, reconocido como un gran sabio.

Pero no era feliz, nunca dejaba de existir ese sufrimiento intrínseco al ser. La incertidumbre crecía.

Y en este, el final, comenzaba a crecer la incredulidad y la ira.

Buscó el aprendizaje y se aferró a él. Era claro, debía desprenderse de todo, y así lo hizo. Ya no importaba si la habitación estaba vacía o llena de gente, ya no importaba nada, comenzó a dejar de sentir, se obligo a dejar atrás todo, incluido eso, ese retrato de vaya uno a saber cuándo...

Sonrió al mirarlo y luego lo dejó ir, junto al resto de las cosas. Y se apagó... pero en su mente retumbaban las palabras "¡No! ¡Todavía no! ¡¿Dónde esta la felicidad?!"

Silencio.

Gota... gota... go... (una mano cierra el gotero, mientras la otra hace lo mismo con sus párpados)